Visión

"No hay nada cierto ni definitivo, todo es variable, refundable, regenerable"




Hay que saber soñar. Soñar con fantasía, innovar, crear constantemente lo nuevo. Hay que tener coraje y arriesgar. Arriesgar tratando de hacer realidad los sueños, incluso los que parecen imposibles. Hay que tener Ética, respetar a la naturaleza y a las personas, para mejorar continuamente la calidad de la vida. Hay que tener sentido común para ralizar todo esto, para la creación de un futuro mejor.

Esta es la filosofía empresarial de Arneg que, como un árbol lozano de raíces profundas, sigue brotando, renovando las hojas y los frutos, en cada estación. La linfa vital de este árbol es la fantasía, una fuerza poderosa de la naturaleza humana, que favorece la ramificación, pura energía vital que genera creatividad, dinamismo, innovación. Porque ser fantasiosos significa ponerse en juego, mirar más allá de la línea del horizonte y creer que todo lo que fue creado hoy, mañana deberá ser renovado.



Compartir: